Un amigo suele decir que “lo único que uno se lleva al cementerio es lo comido, lo bebido, lo bailado y lo escuchado”; esta cita la traigo a colación luego de ver y escuchar, sobre todo escuchar atentamente los discursos de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), durante su toma de posesión como Presidente de México el pasado sábado 1 ero. de diciembre; sentí como si viniera del futuro y aterrizara en el presente de los hermanos del país de las rancheras.

Las similitudes del nuevo mandatario de México con las del difunto Hugo Chávez son impresionantes; sin duda, ambos se leyeron el manual del populismo latinoamericano.

La primera semejanza es el carisma y la victoria legítima y legal tras el proceso electoral; lo segundo es la narrativa discursiva cargada de anécdotas, cuentos y presentación como todo un “catedrático” con amplios conocimientos en cualquier tema, como por ejemplo: asfaltado de calles, crianza de los hijos, etc.

La anécdota del día fue la de la joven ciclista, que burlando la seguridad, se acercó a su carro en marcha cuando iba camino al Congreso de la Nación y le dijo: “tú no tienes derecho a fallarnos”; así arrancó el día y la histórica “toma de protesta” de AMLO; que en Venezuela llamamos toma de posesión.

Por allí dicen que “toda escoba nueva barre bien”; en 1998 llegó Chávez al poder; tras jurar sobre lo que llamó la “moribunda Constitución”, convocó una Asamblea Nacional Constituyente para la redacción de una nueva Carta Magna, que ocurrió efectivamente y que hoy día sus mismos compañeros de partido quieren desechar; también anunció la venta de las aeronaves de Pdvsa y del avión presidencial “El Camastrón”, que por cierto, nunca lo vendió sino que se compró uno más moderno; sin embargo, no entendí por qué Chávez y Maduro se trasladaban en aviones cubanos.

AMLO también prometió vender el avión presidencial y volar en los comerciales. Ver  para creer.

Sigamos; en el Aló Presidente número 79, Chávez  prometió convertir la residencia oficial “La Casona” en un jardín de infancia, cosa que no ocurrió;  sino que quedó como el jardín de sus hijas aún y después de que Nicolás asumiera la presidencia tras ganar las elecciones del 2013; no la pudo habitar, sino que se tuvo que ir a dormir en Fuerte Tiuna

López Obrador abrió las puertas de “Los Pinos”, residencial oficial de los presidentes mexicanos, y la cual es diez veces más grande que la Casa Blanca, ¿la razón? para que el pueblo mexicano la conozca, pero además para dar la sensación de austeridad y criticar a los gobiernos que los antecedieron, sin embargo, trabajará en el Palacio Nacional que es mucho más lujoso; dice que vivirá en su casa de siempre, eso, particularmente no me parece nada trascendental pues Ángela Merkel también se quedó viviendo en su apartamento y sin tanta propaganda.

El tercer día como Presidente, Andrés Manuel anunció que se comprometía a que todas las semanas, los lunes específicamente daría una rueda de prensa a las 7.00 am para hablar con los periodistas, “sin censura y plena libertad de prensa”; en Venezuela Hugo Rafael también dijo lo mismo en su momento; la historia y el tiempo han demostrado que los medios y comunicadores han tenido que ingeniárselas o resistir para no ser cerrados, tolerancia cero a la información veraz y oportuna.

Lo que particularmente, más preocupa de AMLO es cuando se siente ungido por los dioses, al decir  que su cuerpo no le pertenece a él sino al pueblo.

Hoy viven los mexicanos una luna de miel cargada de muchas promesas y de muchas flores: cuidado y la revolución nos les sale por la culata. Soy venezolano y vengo del futuro.

Edawrd Rodríguez
@edwardr74

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí