09 DE MARZO 2018 HORA 8:35 AM

Una demanda presentada en Miami contra Lukoil, Glencore y decenas de otras empresas del sector petrolero esboza un gigantesco entramado de corrupción que le habría costado a Venezuela miles de millones de dólares y que involucra manipulación en los precios de crudo, espionaje electrónico y hasta presuntos vínculos con carteles de la droga.

Según la demanda introducida a nombre del fondo “PDVSA US LITIGATION TRUST”, en el centro de la red de corrupción se encuentran dos ex operadores de la estatal Petróleos de Venezuela, quienes conspiraron con las empresas del sector energético para manipular las licitaciones.

Los venezolanos Francisco Morillo y Leonardo Baquero junto con los otros integrantes de la conspiración “pagaron sobornos a empleados de PDVSA” para defraudar a la empresa estatal y obtener los contratos, señala uno de los documentos presentados en el tribunal.

Morillo y Baquero, quienes contaban con oficinas en Miami, habrían iniciado sus operaciones en el 2004, al registrar en Panamá la firma de consultores Helsinge Inc., La suiza Glencore y la rusa Lukoil, aparecen en la lista de más de 40 demandados al igual que BAC Florida Bank, con sede en Coral Gables.

Leer más aquí 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí