Domingo 30 de abril 2017 08:13 pm

Las actividades más afectadas son el comercio y los servicios por la caída del consumo de los venezolanos, según baremo de los sindicatos

La semana pasada, 3.000 trabajadores fueron despedidos de la planta automotriz de Chrysler en Valencia, Carabobo, por el cierre de esa industria. “Ellos forman parte de los 750.000 empleos del sector formal destruidos desde 2016, debido a las malas políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro”, expresó José Antonio García, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores.

García explicó que la Únete elabora el baremo de indicadores laborales, a través de la comparación y extrapolación de cifras oficiales con la información suministrada por los sindicatos en los centros de trabajo de los diferentes sectores productivos.

“Venezuela lidera la lista de países de América Latina con el mayor registro de destrucción de los puestos de trabajo en el sector formal de la economía”, aseguró el sindicalista. Agregó que el sector terciario (comercio y servicios) es el más golpeado con la pérdida de 550.000 empleos durante el período mencionado.

Indicó que la contracción de la actividad comercial y de los servicios se debe a que el ingreso de la familia venezolana se destina fundamentalmente a comprar alimentos, y dejan de lado el gasto en otros bienes, como el calzado y el vestido, con la consiguiente baja del consumo. “La recreación, derecho fundamental, está en la cola de los gastos del grupo familiar porque el ingreso no alcanza. La consecuencia es la caída de la actividad turística y hotelera con la eliminación de los puestos de trabajo”, señaló.

El representante de la Únete también precisó que 14.000 trabajadores de la industria automotriz se quedaron sin empleo por la contracción de la actividad.

La aguda disminución de los empleos llevó a Fedecámaras y a las organizaciones sindicales a introducir ante la Organización Internacional del Trabajo una queja contra el gobierno por el incumplimiento del convenio 168 sobre el fomento del empleo y la protección contra el desempleo.
El más elevado.
Carlos Navarro, directivo de la Central de Trabajadores de la Alianza Sindical Independiente señaló que, según la cifras de la organización, 52% de la población ocupada (12,1 millones de personas) está ahora en la economía informal.

“Ese índice es uno de los más elevados de Latinoamérica.

Tenemos 6,3 millones de venezolanos que subsisten sin seguridad social en la economía informal, porque se les cerraron las oportunidades de conseguir empleo en el sector formal por la contracción de la actividad productiva nacional”, alertó Navarro.

Los sindicalistas señalaron que las cifras oficiales sobre el mercado laboral son escasas.

Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística ubica a la población económicamente activa en 13,4 millones de trabajadores, de los cuales 6,5% (971.000 personas) estarían desempleados.

El baremo de la Únete coloca la tasa de desempleo en 16,5%, equivalente a 2,1 millones de trabajadores. “Con empresas que cierran u operan a menos de la mitad de su capacidad de producción es irreal una tasa de desempleo tan baja como la que establece el gobierno”, indicó García.

Precisó que solo en la industria de la construcción hay 500.000 desempleados como consecuencia de la paralización de las grandes obras del gobierno como transportes subterráneos, el ferrocarril y la central hidroeléctrica de Tocoma, entre otras. “Sin el ímpetu de años anteriores, la Gran Misión Vivienda es prácticamente la única fuente de empleo del sector construcción en la que la empresa privada opera al mínimo”, dijo.

leer nota completa aqui del nacional

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí