La estrella de los Lakers no completó su mejor actuación, con 19 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes. Más allá de LeBron James, tampoco Anthony Davis pudo destacar, ni el tiro exterior del equipo.

En una floja aparición fuera de casa, Los Angeles Lakers caen contra los Memphis Grizzlies (88-105). Tampoco se mostraron muy preocupados en la derrota, en la que el equipo lanzó mal y en una noche en la que ni LeBron James ni Anthony Davis mostraron su mejor versión.

Además, Frank Vogel introdujo cambios en la rotación. Alex Caruso entró en el cinco inicial por Danny Green, baja por dolores en la cadera; y desde el banco usó a Kyle Kuzma como cuatro y a Markieff Morris de cinco durante unos minutos. Los Lakers mostraron una versión pobre, aunque la actitud durante el partido y tras el mismo fue de despreocupación.

“Han jugado un gran partido. Han compartido el balón y han estado fluidos en el perímetro”, analizaba LeBron tras el encuentro, en el que firmó 19 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes. “Ja Morant nos ha metido los triples y Jonas Valanciunas ha capturado muchos rebotes. Han sido mejores”.

Davis parecía un fantasma sobre el parqué: poco balón y poco impacto. El pívot sumó apenas 15 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias en 25 minutos, con un 7 de 12 en tiros. Ni las estrellas ni el equipo funcionaron: un 25% en triples (9 de 36) y un 40% en tiros de campo (36 de 88).

“Cuando tienes que remontar tienes que ir posesión a posesión. Recortar puntos en cada acción para poder hacer un parcial. No lo hicimos”, comentaba James. “El objetivo es ser mejores el próximo día. Ese es siempre es el objetivo”.

Las pérdidas y todos los rebotes ofensivos. Les hemos permitido demasiado. Hemos hablado de que no podemos permitir tanto. El próximo día jugamos contra un equipo que está en una situación parecida (lucha por el 8º puesto), así que tenemos que esperar esta intensidad“, decía AD.

El Rey también habló sobre su relación con Ja Morant. El rookie de los Grizzlies recuperó sensaciones tras el All-Star con sus 27 puntos, 14 asistencias y 6 rebotes en uno de las mejores actuaciones de su temporada.

“No sabía si me iba a corresponder”, decía LeBron sobre su intercambio de camisetas. “Le iba a dar la mía, seguro, pero no sabía si iba a darme la suya. Es muy chulo. El chico es especial, el límite es el cielo para él“.

Creo que no importa la edad si tienes la IQ. El juego es algo mental. El físico viene después. Me pasó lo mismo. Antes de que llegue el físico, tiene que ser que tengas o no tengas esa inteligencia. No es algo que puedas enseñar”.

El 23 de los Lakers añadió una curiosa historia en la que entran otros dos rookies, Darius Garland y Darius Bazley, el pasado verano en su casa.

“Estaban jugando al baloncesto con Bryce y Bronny (hijos de LeBron). Después estaban jugando a videojuegos. Al principio me quedé sorprendido, luego lo pensé y tenían 17, 18 años y mis hijos 15 y 13, así que tenía todo el sentido del mundo. No voy a decir quién lo dijo, pero uno al marcharse soltó “adios tía Savanah”. No le gustó demasiado. Después nos reímos y era algo respetuoso, nos reímos”, contaba entre carcajadas a la prensa.

Con esta victoria, los Grizzlies toman algo de aire: son 8º del Oeste con un 29-31. Mientras, los Lakers se mantienen en 1º posición con un 45-13, con 5,5 partidos de distancia sobre Nuggets y Clippers.

LD

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí