Martes 09 de Mayo 2017 hora 04:45 pm

José Luis Gutiérrez Valencia ‘Don Chelo’, miembro del cártel Jalisco Nueva Generación y detenido en 2010, celebra por todo lo alto en un presidio estatal

Suena música de banda. Corre el wiski. Hay mujeres y niños, era día de visita. Se escuchan vivas, vítores, poemas. Los hombres, eufóricos, no pueden ocultar las lágrimas. “Es de hombres llorar”, repiten una y otra vez. Es la fiesta de José Luis Gutiérrez Valencia Don Chelo, miembro del cártel Jalisco Nueva Generación en el penal estatal de Puente Grande, de Jalisco, al oeste de México. Las imágenes, que datan de hace más de un año, han sido difundidas este martes por el periódico Milenio. “Aquí el que manda soy yo, pidan lo que quieran”, sentencia Don Chelo sin que ningún presidiario se interponga en la celebración.

En el material se ve a Don Chelo custodiado por un grupo de hombres vestidos con camisas tipo polo que forman una franja de seguridad para separarlo del resto de los reos. Ellos también disfrutan de la fiesta. Teléfonos móviles, botellas de licor, mesas y sillas de plástico… Gutiérrez Valencia, inmortalizado en corridos (canciones en honor de los capos del crimen) como el jefe de Puente Grande, aguarda la llegada de Los Buchones de Culiacán, el grupo musical encargado de amenizar la velada.

Suena la tambora, el gran bombo que marca el ritmo en las melodías de la música regional mexicana. “Un saludo a todas las familias que están aquí (…) sé que ustedes están pasando por un momento difícil de su vida, pero los esperamos afuera y si no, venimos aquí cuantas veces podamos”, clama el líder de Los Buchones por el micrófono. Don Chelo canta embelesado y el grupo musical le concede todas sus peticiones. En el vídeo de siete minutos difundido por Milenio no se aprecia a ningún guardia. “Yo hago aquí lo que quiera, el Gobierno lo respeto, ustedes respétenme a mí”, afirma Gutiérrez Valencia. Momentos después, se ve cómo el círculo de protección y Don Chelo comen tacos.

El complejo de Puente Grande incluye el penal federal y tres instituciones estatales: un reclusorio preventivo, uno femenil y una cárcel local. En esta última es donde se celebró la fiesta de Don Chelo. Del penal federal se fugó por primera vez El Chapo hace 17 años.

El Pais

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí